28.2.12

té blanco

Pedí un té, como siempre, pero esta vez fue blanco y en la librería Central de la calle Mallorca. Hablé con Yol por teléfono y nos pusimos de acuerdo en seguida para comprar varios libros que se irán mañana por el correo: Damasio, Sacks, Edelman y Tononi, Dawkins, J. D. Watson, Goldberg. Continuará.

27.2.12

fórmula

Otra vez, una de las fórmulas de la libertad es confiar.

15.2.12

mandarinas

Es pueril, casi inexplicable, tener las mandarinas como símbolo de transgresión. Como casi todas las cosas, el asunto viene de la infancia: estaba prohibido comer mandarinas en las clases de dibujo del colegio; o, más bien, jugar con las cáscaras para hacer unos efímeros tattoos de papel de diario. Puedo suponer que yo no comí muchas mandarinas en clase (aunque sí recuerdo mi piel con tattoos). Con gran sorpresa y desenvolviendo recuerdos me las encontré aquí en Barcelona, en una picadita de fin de año en la facultad. Desde entonces me vienen acompañando -discretamente- por todos lados.