20.2.11

El sueño

Hiberna; duerme un sueño sonriente, plácido, blandito, mientras el mundo sigue tragándose a los incautos y a los remolones; sueña con una primavera de luz blanca, de rosas hechas a mano, con el silbo bienamado que aún oye de lejos. La alimenta el continuado fluir del agua de la historia y le respiran los poros en la noche trabajada del humus fresco. El jardinero la enterró palpitante.

12.2.11

consumo de chalequitos

Martincho creció y ya no hay chalequito talle 1 año para él. El chalequito color cemento fresco que fueron heredando los primos entre los uno y cuatro años fue consumido por infinitos lavados después de la comida y el juego. Esta vez me parece que tendrán que salir unos chalecos casi mellizos, como lo son Martincho y la Sofi.

6.2.11

más secretolines de la humita en olla

Mi mamá me dio su apreciadísima receta de humita en olla. Se trata de la que viene de mi tía abuela Nina, más la gracia de que al rallar el último choclo... prácticamente terminás de cocinar. La gracia es ir poniendo cada vez, junto con el choclo rallado, el agua con la que lavás el marlo, de modo que la preparación va cocinándose pareja.
Ya aquí en Salta agregué otro ingrediente que me dio (literalmente) mi proveedora de verdura: albahaca fresquita.