27.12.11

bibliotecas

Para entender cierta vitalidad de Barcelona quizás es necesario conocer (mejor, siendo socio) la biblioteca municipal de tu barrio. Hoy, 27 de diciembre, fui a trabajar a la biblioteca de la Sagrada Familia; encontré un único lugar libre en los tres pisos.

11.12.11

Parler ou ne pas parler

Hoy me paseé durante horas y vi monumentos, obras de arte, vidrieras, gente, muchas más cosas, sin hablar más que para los intercambios de los servicios y la politesse. Disfruté un montón pero es posible que la mayor parte de los muchos recuerdos de hoy vuelvan sólo como déjà-vu o reflejos. Tal vez esa circunstancia extraña de la soledad formatee los recuerdos sólo básicamente, sin conceptos, sin palabras. C'est interessant.

1.12.11

Català

Laia explicó, con su conocida autenticidad, que no se había podido expresar mejor en la clase porque no se siente cómoda en español. Recién ahora comprendo lo que dice: el catalán es su primera lengua.

30.11.11

Subtravelling

Durante unos meses hubo un festival internacional de cortometraje en el Metro de Barcelona. Ahora se puede ver imágenes de la entrega de premios. Todo rapidito. "Si parpelleges, te'l perds!"

29.11.11

Barroco

Tenía desde hace tiempo una entrada única y baratita comprada por internet para ir al Palau de la Música Catalana. Llegué de la facultad justo para darme una ducha, ponerme las mejores de entre mis tres pilchas y maquillar de un plumazo; saqué la basura y corrí al metro. Pude pensar un poco en el tren, viendo la impresión de mi entrada: The King's Consort y el Orfeó Català. Llegué con unos minutos y entré al foyer, lleno de gente tomando café y moviendo tickets y carteras. Me sentí a gusto. Al tocar el primer timbre hubo un movimiento general y muchas personas hicimos fila para comenzar a subir a la sala. Advertí entonces que mi lugar sería asomada encima del escenario, dando la ilusión inaudita de formar parte del pequeño pueblo de cantantes e instrumentos barrocos que dirigía inolvidablemente Robert King. Mis queridos se darán cuenta de que sin saberlo me había preparado durante años para ese rato ahí. Tengo la impresión de haber asistido a un Bach de referencia en la historia del Palau pero lo más importante para mí fueron los acordes que el barroco abrió en mi corazón (donde habían estado siempre), que no te contaré.

21.11.11

Proust y la facultad

La charla estaba animada: Marga, David, el otro David holandés, un profe que no conozco. El mozo -el de siempre- me trajo café. Se equivocó, y en vez de traerme cortado me trajo café. Al primer toque recordé vívidamente que estaba allí y que yo era la misma, la que nunca había dejado de ser (pero, al mismo tiempo, una espectadora), comprendí que de alguna forma no ha pasado ningún tiempo desde entonces.

16.11.11

míticos

La relectura de Más allá de la modularidad me remitió a un artículo de AKS de 1979 en Cognitive Science. No lo encontré con texto completo en la biblioteca virtual y fui entonces a la hemeroteca, que no había conocido aún. Pregunté cómo acceder a las revistas y una bibliotecaria me contestó sin pestañear en un cerrado catalán, que comprendí perfectamente (para mi sorpresa); la señora me fue llevando mentalmente por todos los pasos que debía dar para encontrarla primero en la web de la universidad y luego en los estantes, que son de libre acceso. Me interné en los pasillos, aún más silenciosos que los de la biblioteca, y comenzaron a aparecer series de revistas ordenadas alfabéticamente por títulos. C. Cognitive Science, 3 (tuve que buscar el número siguiendo la pista de las páginas, que correspondían al número 2). El volumen 3 corresponde al tercer año en que se editó esa revista: 1979, oh. Hojée el índice. Además del de AKS había artículos de P. N. Johnson-Laird sobre problem solving y de J. W. Getzels sobre problem finding. Otra vez, conocer fue, de alguna forma, recordar (ahora quizás diría: redescribir).


Otro día pasaba rápida para irme de la biblioteca y vi, en el estante de devoluciones, Principios de neurociencia de Kandel, Schwartz y Jessell, muy ajado por el uso. Me quedé de una pieza.  Había visto en internet que lo venden a más o menos 150 eur y no sabía cómo imaginármelo. Miré el índice y después el capítulo final, brevísimo y sorprendente, y uno muy extenso en el que me parece que Kandel cuenta sobre el descubrimiento que le valió el Nobel. Ya sé con quién hablaré del último capítulo.

8.11.11

laboratori

Antes de llegar a mi reunión desahogué los nervios mirando carteles en un pasillo: Laboratori de Percepció Visual, Laboratori de Memòria i Raonament, Laboratori de Llenguatge i Pensament, Laboratori de Neurociència Cognitiva, Laboratori d'EEG y potencials evocats, Processos Cognitius, Laboratori de Psicopatologia del Llenguatge, Realitat Virtual, Laboratori de Psicologia Social. Escuché que en un laboratorio había música, y oí que cambiaba la música; vi desde una puerta entreabierta que otro gabinete estaba oscurecido y en una de las paredes se proyectaban una pregunta y un cursor. Todo me pareció a escala humana.

3.11.11

zamioculcas

Podría ser cualquier cosa pero es la planta que tengo encima del escritorio. Viene de Madagascar y tengo que hablarle en francés para que me entienda.

2.11.11

rooibos

Ya me subía por las paredes, después de tres días y medio metida en mi casa trabajando por motivos que no vienen al caso. Adelanté un montón con tanta concentración es cierto, pero llegó a dolerme la cabeza por el encierro y la falta de vida social. Adquirí la valiosa experiencia de que esto no se hace así. A última hora de la tarde cerré mi cuaderno. Ya estaba bien peinadita (me cuidé el pelo estos días aunque estuviera sola) pero me di una repasada, me perfumé y maquillé ligeramente y salí a la calle. La tarde era dulce de otoño y me desabrigué un poquito para sentir la brisa. Fui directamente al negocio que atiende una señora china al frente de mi casa, al rincón de los enjoyamientos: buscaba unos pendientes de perlas y encontré unas de lindo color y brillo. ¡Y también una tira de perlas bien enhebradas! Total: 3 eur por la enjoyada nueva y la sensación de que me estaba volviendo el alma al cuerpo. La señora china estaba con su niño, como de la edad del Martincho. Le pregunté cómo se llamaba el chiquito y la señora escribió "Qinua" y luego unos ideogramas. Me hizo sonreír ampliamente, le agradecí todo y me fui. Cruzando la esquina hay un gimnasio y al fin entré a preguntar qué clases dan. Hay todo tipo de clases, te matriculás y podés ir a cualquiera en muchísimos horarios. Hay también clases especiales de tai-txi, ioga y dansa del ventre, que ya están completas. Todavía no puedo inscribirme por esos motivos que no vienen al caso pero ya tengo todos los datos para hacerlo, espero que la semana que viene, para ir bien tempranito a hacer stretching. A continuación fui al super. Mis últimas comidas fueron bastante ingeniosas y terminaron de vaciar la despensa. En la tesitura de tener que comprar materia prima para cocinar empecé a mirar las cosas habituales, las de mi rutina de las compras. Me paré en seco y sonreí al pensar: ¡no, señora! ¡Por supuesto que hay que comprar otras cosas! En vez del apreciado queso brie, gouda con comino; en vez de yogur, cuajada; en vez de pollo, conejo; en vez de cubitos de sopa de verdura, de pescado; en vez de té de té, té de rooibos. El té de rooibos me acompaña ahora mientras escribo estos apuntes poco líricos. Le viene bien ponerle azúcar, sólo un poquito. El rooibo, informa el envase, es una planta procedente de Sudáfrica que se ha popularizado en Europa por su delicioso sabor. À votre santé!

26.10.11

deslumbramiento

No puedo negar que estoy deslumbrada por el significado que encontré aquí para la palabra "creatividad" cuando escuché hablar de Ferran Adrià y el Bulli. Es típico de aquí el pa amb tomaquet (se dice algo como "pa-mb-tumaca"), que es sencillamente pan de baguette cortado al medio, con un poco de aceite de oliva, tomate por encima y alguna lonja de jamón como complemento; se puede comer a cualquier hora incluyendo el desayuno. Algo delicioso. Y le dicen chupito a la bebida rápida, de un sorbo, que se hace de una bebida (especialmente alguna espirituosa). Ahora bien: yo tomé, o comí, pa amb tomaquet en chupito. ¡En chupito! Encima del vasito que me dieron había un exquisito jamón, ¡y había que beberse de un trago el pa amb tomaquet! ¿Te lo podés imaginar?

25.10.11

El Palau de la Música

En realidad ni siquiera quería ir a esa visita guiada: pero todos mis compañeros iban al Palau de la Música el sábado por la mañana y accedí. Me aflojé cuando llegué al foyer y miré al techo, y el pequeño video con nombres y testimonios de conocidísimos músicos dando loas me predispuso bien. El arquitecto, Lluís Domènech i Montaner (padre del modernismo catalán), me fue llevando de a poco por cierta armonía del conjunto, por columnas de vidrio ámbar. Los carteles están sólo en catalán. Al llegar al segundo piso te das con la sala de conciertos. ¡No te dije que se trata de una sala de conciertos! La que se construyó a principios del siglo XX, con la ayuda del pueblo catalán, para uso del Orfeó Català, un coro que aún existe y le da razón de ser a este edificio (todo está pensado para que en la sala de conciertos cante un coro y por eso los cantantes son quienes más aprecian las cualidades del lugar). Mi emoción fue creciendo y cuando me senté en la primera butaca de la sala, al lado del escenario, no podía salir del asombro, ese asombro conocido que te hace abrir la boca y no poder decir ni una palabra. Y cuando el órgano maravilloso empezó a tocar una pieza de Bach casi lloré también sin poder evitarlo. Lo precioso es cursi cuando se cuenta; hablar del arte, cuando no lo tenés al frente, cuando no estás en él, pierde el sentido. Y no lo sé contar pero igual sigo como puedo. No quiero olvidar. Al hilo de la explicación subí la vista y la paseé por el escenario, salido de algún cuento, con muchas musas diferentes que se mueven tocando instrumentos, por el árbol gigante de la música popular y los contrastes de la música clásica y la moderna (extrañamente representada por Wagner), por las rosas; y la simbología era algo que estaba ahí, representándose a sí misma y no algo postizo. Esa sala está como viva, me parece, está habitada y se mueve en medio de una luz que cambia de colores. Vi más, dijeron historias. Quiero volver.

24.10.11

Panellets

Como soy extranjera es muy posible que esté entendiendo mal algunos códigos locales pero igual estoy tan contenta. Hoy aprendí que existen los panellets y que se comen en esta época, especialmente rodeado de gente querida (yo compré unos en tu nombre). Y llegué a la conclusión que parte de su gracia está en comer "uno de cada", es decir, uno de cada uno, de cada variedad: es así como se disfrutan así las cosas por aquí.

19.10.11

Bertsolari (Dir.: A. Altuna, 2010)

Me hablaron de los cines Verdi y fui el sábado. Entre las cinco películas que había elegí Bertsolari como instintivamente al leer que se trataba de algo relacionado con la poesía. Me sorprendí; los cines Verdi son algunas de las salas de muchos países en que se mueven las películas europeas poco comerciales y si voy más veces ahí veré seguramente cosas irrepetibles para mí. 
Los bertsolari son los improvisadores de versos cantados en euskera, esa lengua tan extraña. Me pareció que la película trataba sobre todo del momento tremendo en que se pone en tensión la preparación, cuidada por años, del bertsolari, entre que le dan el tema (debe hablar sobre el fuego, sobre Obama, sobre un enredo amoroso, cualquier otra cosa) y comienza el momento milagroso de la creación. La improvisación del bertso se hace delante de un público, cantando a capella, sin ningún aparato de vestuario o movimientos del cuerpo, de la forma más austera. Los bertsos se parecen, claro, a las bagualas, como a muchos otros cantos minoritarios del mundo, y quizás por eso te estremecen.

18.10.11

Paella tradicional valenciana

Los diez ingredientes de la paella tradicional valenciana -que se anuncia ahora con denominación de origen- son:

aceite (de oliva, claro)
pollo
conejo
ferraura (especie de chauchas)
garrofó (especie de habas blancas)
tomate
agua
sal (marina :)
azafrán
arroz

Ni langostinos ni berberechos ni etcéteras en esta receta. Vive la liberté!! Vive!! Igual, no estaría mal probar

17.9.11

Hoy, Festival de la Pizza

Es bonito ir a los mercados de las ciudades. Hay gente que tiene para sí que allí se puede conocer algo de lo que aparece como obvio a los lugareños. Precisamente por eso es bonito también ir al mercado de la propia ciudad con ojos de viajero. Hoy el Mercado San Miguel recibió para los festejos del Festival de la Pizza en todos los puestos de comida. Me enteré en la Secretaría de Turismo y por supuesto que me organicé para quedarme después de comprar la verdura. Me asombró que hubiera como unas conversaciones mudas en todos lados y que sólo se viera que los turistas hablaban o escuchaban. Que la pizza fuera tan, tan buena (aunque menos variada) como la de Stazione Termini, con una vajilla igualmente recatadita. Que fuera del mercado siguiera la fiesta en medio de la lluvia, alrededor de un escenario con música de folklore, perdiendo gente hacia la calle.

29.8.11

Rato de la tarde

Kevin estaba esta vez desparramando piezas del rompezabezas que trataban de armar su mamá y una hermanita mayor. Tiene tres años, los pelos parados y negros y la piel de la cara brillante por el sol. Cuando se ríe, su risa es corta y aguda; pero hoy no se rió nada. Su mamá me dijo que está con dolor de panza.

Evelyn tiene seis años. Estuvo concentradísima en el cuentacuentos y se olvidó de ponerse seria por las vendas que tiene en los brazos.

Contamos un cuento en una habitación con dos niños de tres años que no se podían mover. En medio vino la enfermera y curó a uno, que comenzó a lloriquear, mientras el otro chiquito seguía el cuento aparentemente absorto, aunque tembló al seguir de reojo a la enfermera cuando se dirigió a él. Lucas se portó especialmente bien y los dos niños se rieron cuando terminó lo de la enfermera. Los alumnos que estaban detrás de la puerta mirando también se rieron.

16.8.11

Ensalada cruda verde

Ingredientes (a título indicativo; en cualquier caso poner toda la variedad que se disponga):
lechuga arrepollada
escarola
berro
rúcula
arvejas

Tips:
usar verdura bien fresca y sana
cortar las hojas con las manos
lavar en un recipiente con agua y vinagre
secar perfectamente
agregar algo de color (tomatitos cherry, rabanitos...)
no aliñar demasiado

Se parece a la déli ensaladita de siempre, indudablemente

25.7.11

Tamagoyaki

O tamago. Es tortilla de huevo con receta japonesa: originalmente un plato de desayuno, que puede servir para distintas ocasiones. Se come fría.

Mi adaptación sencillita para una persona tiene:
·  2 huevos
· 1/2 cucharadita de azúcar
· 1/2 cucharadita de salsa de soja
· Un tallo de cebolla de verdeo
· Aceite

1. Batir los huevos en un bol. Añadir el azúcar, la salsa de soja y la cebolla de verdeo bien picada.
2. Calentar aceite en una sartén chiquita (lo ideal es que sea rectangular; pero no importa demasiado) o en un wok, y extender la tercera parte del huevo. Dejar cuajar y enrollarlo sobre la mitad de la sartén. Añadir un poco más de aceite y otro poco de huevo, enrollando la tortilla en sentido contrario (cuando lo hagas te vas a dar cuenta de lo que estoy diciendo). Hacer lo mismo otra vez hasta terminar con el huevo y obtener un rollo compacto.
3. Retirar a un plato y dejar que la tortilla se enfríe. Cortar en rodajas del tamaño que quieras (¡el tamago se come preferiblemente con palitos!).

Según la receta que tengo también habría que ponerle al huevo 1/2 cucharada de caldo dashi (es decir, de pescado).

Variantes
Poner hojas de espinaca -formando una tira del tamaño de la tortilla- en el centro al hacer el primer rollo; o poner lo que quieras (¿salmón ahumado?). 
También se puede mezclar arvejas con el huevo, o kanikama cortado en juliana, o lo que te guste.

24.7.11

miedo

El miedo es una emoción. Aparece en humanos y animales bajo condiciones que se perciben como un peligro o riesgo (de forma real o imaginaria, respecto del presente, el futuro o incluso el pasado). Se manifiesta como huida, enfrentamiento o paralización. Se asocia a estados del sistema nervioso central. Es omnipresente en las culturas y en las lenguas. Se sostiene que está modelado por la cultura. In actu se vive como inevitable. A posteriori te pueden decir que es una forma adaptativa de defensa.

Peur es la inquietud por la presencia de un peligro, crainte es un peur fuerte, terreur es crainte grande y profundo, panique es terreur sin fundamento, épouvante es un terreur grande, frayeur es un épouvante causado por la imagen del mal, effroi es un frayeur grande...

(Conocimiento wiki, claro. Experiencia de todos)

23.7.11

bicho bolita

        se ha levantado
bicho bolita
        en orden de batalla
        en automático
mira
mira
mira
        en el acto eterno 
ve la pelusa
ve la pelusa
ve la pelusa
       se apelotona
       en el acto eterno
hace una bolita con la pelusa
y renace

22.7.11

Edicto

Los pies se movían automáticamente hacia adelante (tic-tac, tic-tac) encarrilados y felices, enredándose con unas pelusas en el bolsillo derecho de la falda. La chica de los mandados chistó y los ojos, mandolinas, se encaramaron automáticamente en el circo. Oh, aladas palabras yendo y viniendo por la tabla, una palabrita, quizás un edicto ajustado entre Horacio y Manú. Suspiró (no había problema, estaba en la calle ella sola, no la regañarían). Sacó una pelusa, la amasó pausadamente y la devolvió al bolsillo, estación previa al basurero. Podía pasar toda la tarde caminando y haciendo bolitas con las pelusas, entre otras manualidades. El frío bajó ahora, incomprensible, automático, por los codos, y se metió en las muñecas, humedeciendo la crispación de las manos y las pulseras sobre el pelo. Una onda automática y amarilla se detuvo justo cuando comenzó a desenrollarse un pensamiento. El circo. O el café con leche, amor.

(Apuntes sobre Rayuela en el capítulo 41)

21.7.11

La receta del lemon pie

La receta del lemon pie del día del amigo 2011 -que salió riquísimo- se compuso de:
- la receta propiamente dicha, que está aquí en el blog
- cierta serenidad en medio del batifondo
- los huevos grandes y frescos
- cariño extra
- poner linda la mesa de la merienda

15.7.11

Nada serio

Desde el vano de la puerta miró hacia la oscuridad. Habían quedado dos o tres vasos rotos sobre el piso, titilando, y el aire sostenía aún el aliento impaciente del humo. En silencio desfilaron los días de sol y de inconsciencia, postales de feria: nada serio, barcos en reposo.

14.7.11

Fados

Hace algún tiempo, por un motivo que no viene al caso, me hice portuguesa hasta la médula y quizás para siempre, y eso coincidió con que gracias a la buena amistad conociera los fados, también para siempre. Ayer pensábamos con Yol y con Roxana si en verdad es música que sólo pueden interpretar mujeres o es sólo casualidad que Amália Rodrigues y Dulce Pontes parezcan especialmente dotadas para cantar, desenvueltas, esta cálida celebración del amor y la nostalgia del mar.

13.7.11

Tablets y barreras tecnológicas

"Lo mejor es enemigo de lo bueno" podría ser un engaño, incluso en la interpretación que contrapone la desconocida tablet con los bienamados libros. Si Umberto Eco tenía razón hace ya años, la adecuación de la forma de los libros respecto de las tareas que les caben sería inmejorable (como pasa también con inventos tan geniales como la cuchara, la bicicleta y el botón). Y es verdad que se puede presumir el amor por un libro en función del grado de su posesión medido en lectura, pero sobre todo en relectura, en registros y en marcas variadas del uso y la confianza. No contaba Eco con que ahora todo eso parecen hacerlo bien las tablet, creadas bastante específicamente como versión tecnologizada de los libros. Y hasta se las arreglan para que podamos seguir simulando el modo de pasar las hojas al descuido que tan espléndidamente se reconoce en los lectores maduros y se aparece como una piedra de toque de las barreras tecnológicas en este caso. Si no me equivoco, la tablet que usa Nacho, un chico de ahora diez años, no debería incluir ese modo de pasar las hojas más que como auxiliar y prescindible, ya que es probable que recién se afianzará en el hábito de leer como lector mixto de papel y de informática.

11.7.11

Ballet popular

El sábado fui a ver ballet casi impensadamente; Cascanueces me estaba esperando sobre el mostrador de la Secretaría de Turismo. Me esperaba también desde siempre en el teatro una entrada única para la butaca 9 de la fila 28 en el súper-pullman, que resultó lejos, lejísimos del escenario, pero a la distancia justa para que pudiera ver (haciendo abstracción de la cabeza de la entusiasta señora de adelante, que se movía por algún motivo que no comprendí bien). Antes de comenzar la función la orquesta tocó el himno nacional: precioso, como sólo pueden hacerlo las orquestas, quizás por temperamento y por instrumentos; pero no logré cantar y se me comía la voz extrañamente. La puesta fue muy buena y cuidada. ¡Me gustaría saber más de ballet para hacerme a mí misma una reseña! Sólo sé que reconocí recuerdos aquí y allá y me emocioné al ver la belleza del movimiento y de los cuerpos, y que de modo casi gratuito, siguiendo el hilo de algo que había leído hacía poco, me imaginé una serie de fotos de la coreografía y me gustaron mucho las imágenes que pasaron. Fundida en el público del que formo parte, alborozada, me saltó la risa al aplaudir comenzando antes que terminaran las partes, de forma curiosa y reiterada. Quizás es verdad que todos, todos nos conocíamos de alguna forma, de andar por ahí.

10.7.11

Picnic para leer

Me parece que haber puesto Rayuela en la mochila fue el argumento más poderoso para decidirme a ir hoy de picnic (claro que sonreía un sol primaveral y yo ya tenía preparada la ensalada de pasta que me gusta llevar al campo). Fui a San Lorenzo, aquí nomás, y busqué un rincón cálido junto al agua cantarina. Comí y bebí sucintamente. Empecé a leer y me olvidé de todo, enfrascada: se me desplegó el capítulo 28, que es como otro libro, y emprendí 130, 151,152, 143, 100, 76, 101, 144, 92, 103, 108, 64, 155, 123, 145, 122, 112, 154; caramba no leí tanto como pensaba, como las vueltas que di. No hay casi indicios pero la Maga tal vez use flequillo y eso explicaría tantas cosas.

30.6.11

Cortázar por Cortázar

Yol me contó hoy que Cortázar no era demasiado conocido cuando apareció Bestiario y el libro, arrumbado, no se vendía casi. Se hizo conocido y comenzó a volar recién después de que Ana María Barrenechea lo dio a leer a sus alumnos de la Universidad de Buenos Aires. Luego llegaron la época parisina, Rayuela.
Ella aún tiene un disco en el que Cortázar lee cuentos. Como yo misma tuve la suerte inovidable de escuchar "Casa tomada" en la radio, entendí lo que me Yol me comentó sobre las "rr" arrastradas que quedaron al autor de su infancia en Bruselas. 

16.6.11

Astucia

Astucia tuvo, la suya, y siguió, sonriente e ingenua a morir, hacia adelante.

15.5.11

Achís

Pausanias dijo: Achís. Después, respetuosamente, se fue a estornudar a otra parte.

2.5.11

Minotauro

El monstruo, cansado, se extendió y apagó la luz. Teseo a trompicones, aferrando el mito, estiró el brazo breve e inconsistente.

26.4.11

Releer

"Dime lo que lees y te diré quién eres";  eso es verdad, pero te conoceré mejor si me dices lo que relees.
- François Mauriac

Una de las mejores preguntas que escuché (y pude apenas responder):
- Vos..., ¿por qué releés los libros?

20.4.11

Nisán

La luna es otra vez de Nisán: límpida, arcaica, vehemente.

14.4.11

Recurrente

Recurrente, tonta como una nube en el cielo limpio, hay una hoja seca de azalea sobre el piso dentro de la casa. Claro que soy yo quien no limpia la planta pero ella insiste en hacerse la sempiterna (o fuego contenido o llana mofa) apareciéndose frágil.

31.3.11

Oda a la cebolla

Saqué para la clase un tomo de las obras completas de Neruda. Me gusta mucho, una y otra vez, leer a los chicos partes de la Oda a la cebolla para que nos demos mejor idea de lo que quiero decirles sobre algo que no tiene aparentemente nada que ver, los modelos científicos. No me gusta nada usar la poesía como excusa para algo fuera de sí misma y trato de utilizarla sólo parcamente en la clase; pienso que lo disfrutamos.
Te copio a vos un pedacito:

Cebolla,
luminosa redoma,
pétalo a pétalo
se formó tu hermosura,
escamas de cristal te acrecentaron
y en el secreto de la tierra oscura
se redondeó tu vientre de rocío.
Bajo la tierra fue el milagro
y cuando apareció
tu torpe tallo verde
y nacieron
tus hojas como espadas en el huerto,
la tierra acumuló su poderío
mostrando tu desnuda transparencia,
y como en Afrodita el mar remoto
duplicó la magnolia
levantando sus senos,
la tierra
así te hizo,
cebolla,
clara como un planeta,
y destinada
a relucir,
constelación constante,
redonda rosa de agua,
sobre
la mesa
de las pobres gentes.
(...)

- Pablo Neruda, Odas elementales (1954)

7.3.11

Tocinitos del cielo (by la Lau)

250 g azúcar + 75 cm3 agua hasta que se haga un almibar flojo; hervir 2''. 
Batir un poco 12 yemas y agregar esencia de vainilla. 
Poner el almíbar a las yemas mientras se bate. 
Poner en un molde acaramelado y dejar reposar 5'. 
Llevar a horno 35'; a los 15' tapar con un papel. 
Cuando esté seco (se pincha con cuchillo y se ve si está coagulada la yema), sacar del horno y desmoldar sobre un pionono.
Cortar en trozos del tamaño que se quiera.

Happy end!

20.2.11

El sueño

Hiberna; duerme un sueño sonriente, plácido, blandito, mientras el mundo sigue tragándose a los incautos y a los remolones; sueña con una primavera de luz blanca, de rosas hechas a mano, con el silbo bienamado que aún oye de lejos. La alimenta el continuado fluir del agua de la historia y le respiran los poros en la noche trabajada del humus fresco. El jardinero la enterró palpitante.

12.2.11

consumo de chalequitos

Martincho creció y ya no hay chalequito talle 1 año para él. El chalequito color cemento fresco que fueron heredando los primos entre los uno y cuatro años fue consumido por infinitos lavados después de la comida y el juego. Esta vez me parece que tendrán que salir unos chalecos casi mellizos, como lo son Martincho y la Sofi.

6.2.11

más secretolines de la humita en olla

Mi mamá me dio su apreciadísima receta de humita en olla. Se trata de la que viene de mi tía abuela Nina, más la gracia de que al rallar el último choclo... prácticamente terminás de cocinar. La gracia es ir poniendo cada vez, junto con el choclo rallado, el agua con la que lavás el marlo, de modo que la preparación va cocinándose pareja.
Ya aquí en Salta agregué otro ingrediente que me dio (literalmente) mi proveedora de verdura: albahaca fresquita.

9.1.11

brownies y sandwichitos imaginarios

Mi hermana sacó el tema de la recepción de invitados a comer en la propia casa, a propósito de un programa de tele que comenzó una serie sobre eso, con vajillas, curiosidades y tips de diferentes culturas. Acompañadas por la sonrisa aparentemente ajena de mi madre continuamos la conversación un buen rato. Después le volví a pedir su receta de brownies. Sólo horas más tarde me expliqué la placidez con que quedamos: me habían recordado hace poco cómo la imaginación es el motor de nuestra razón. Quizás en realidad con la Lau nos la pasamos cortando sandwichitos, sirviendo té, bordando servilletas chicas y riendo con un montón de gente querida.